🛫 CTO se acabó

Hace un par de semanas anuncié a mi empleador que iba a terminar con mi posición de Líder de Tecnología al final de este 2022. Aunque la noticia fue recibida con sorpresa por la mayoría, todes me manifestaron su comprensión ante las razones expuestas.

Dichas razones se han venido acumulando por varios meses, son una mezcla de insatisfacción con la cultura empresarial y de deseos y motivaciones personales. Principalmente se centran en:

  1. Necesito realizar un trabajo creativo, concretamente en diseño e implementación de software. Aunque el puesto se anunciaba con gran carga hacia el desarrollo de productos la realidad es que estaba fungiendo principalmente como SCRUM master y gerente de proyectos.
  2. Un lugar con gran objetividad es importante para mi. No me satisface cumplir con los requerimientos de distintas y diversas entidades como gobiernos, farmacéuticas, mesa directiva y auditores sin un planteamiento objetivo de qué es lo que quiere la empresa.
  3. Aún tengo que mejorar mucho como ingeniero. Un lugar donde la evolución del producto esté más centrado en la ingeniería y la innovación es preferible para poder lograr este objetivo.

Aunque los argumentos me sobran había estado debatiéndome todo esto por mucho tiempo. Principalmente tenía en contra la impresión que mi partida causaría en la empresa y, sobre todo, en el equipo de ingeniería que he construido desde cero durante los últimos dos años, sin embargo dos razonamientos importantes alteraron mi planteamiento y me permitieron salir del debate:

  1. El pensamiento que tenía era paternalista. Me di cuenta de que lo veía algo así como un padre abandonando a sus hijos, por alguna razón no caía en cuenta de que la realidad no tiene nada que ver con eso.
  2. Estaba centrándome más en satisfacer las expectativas de otres que en mis propias expectativas.

El punto número dos es bastante interesante porque me arrojó luz sobre el temor fundamental que me mantenía anclado: ser juzgado y rechazado por las personas. He aprendido en este breve tiempo que este temor es innato en el ser humano, ya que nuestra supervivencia depende de otros, sin embargo lo observé exagerado en mi.

Razonando y leyendo por días noté que muy probablemente es consecuencia del modo en el que algunes somos criados. En dicho modo la culpa y la vergüenza son las impresiones que se le dejan a los infantes y las cuales no nos permiten separar decisiones, acciones y sus evaluaciones externas de quiénes somos como personas y nuestro valor como tales.

El miedo me estaba paralizando.

Al final tomé la decisión una tarde después de una reunión en la que fue completamente evidente que lo que se estaba tratando como importante no tiene nada qué ver con lo que quiero lograr. La visión de descarrilar completamente mi carrera y matar mis intereses me movió el suelo.


Por ahora aún estoy resolviendo qué hacer a continuación. Me mantengo explorando las oportunidades y las áreas donde me gustaría continuar ejerciendo labor. He mantenido algunas entrevistas que me están ayudando a recuperar esa práctica y, sobre todo, a refrescarme en los cuestionamientos técnicos ya que por el momento ando un poco oxidado.

Esta experiencia ha sido muy valiosa para mi y la considero un éxito por el aprendizaje obtenido y porque me ha ayudado a definir valores que deseo perseguir: creatividad, coraje y autonomía 🙂.

Write a comment